miércoles, 24 de abril de 2013

Abusos sexuales a niños con autismo y cómo detectarlos



Enviado por Daniel Comin on 21 enero, 2012.
Guardado en DivulgaciónEducaciónSalud
Tags: 
URL Corta: http://wp.me/p1lUm3-2LE
Los abusos sexuales son una práctica que atenta contra la dignidad del niño, su integridad física y psicológica a todos los niveles, pero desgraciadamente este atentado suele ser difícil de detectar. En los últimos tiempos los medios de comunicación han llenado grandes espacios dando cobertura a los ya famosos casos de pederastia por parte de miembros de la iglesia. Otros casos de abusos sexuales a niños y niñas salen de forma periódica en los medios. Detectar los abusos sexuales es algo complejo, de hecho, la mayoría de estos actos delictivos salen a la luz muchos años después de haber sucedido, generalmente cuando las víctimas llegan a la edad adulta.
Pero si detectar los abusos sexuales en niños es difícil, si estos tienen Autismo se vuelve más complicado. Hay que partir de la premisa de que el pederasta suele ver al niño como un “objeto”, el cual usará para su satisfacción sexual. Las conductas de los niños con autismo pueden aumentar esta percepción de niño “objeto” y hacerlos más atractivos al abuso. A su vez, sus problemas de comunicación otorgan cierto halo de impunidad, quien no habla, no cuenta. Pero a su vez, sus propias conductas podrán ocultar los signos del abuso, e incluso del maltrato (el aspecto del maltrato físico lo abordaremos de forma específica en un artículo específico). Detectar abusos sexuales en niños con autismo es una tarea muy difícil, a su vez, la propia complejidad del trastorno también nos complica las cosas, ya que las manifestaciones conductuales del abuso nos serán muy difíciles de detectar.
Para complicar más aun las cosas nos enfrentamos a diversos tipos de signos a detectar en función del perfil del niño: Casos de niños o niñas sin lenguaje y una baja calidad comunicativa; Niños o niñas con capacidad de comunicación pero con un lenguaje poco funcional o con baja calidad pragmática; Niños o niñas con Asperger o Autismo de Alto Funcionamiento con problemas de sociabilidad. En cada caso, las posibles señales variaran de forma sustancial, complicando aun más el poder definir pautas de detección.
A su vez tendremos diversos perfiles de abusadores: Alrededor del 90% son varones; Entre el 20 y el 30% de los abusos sexuales son cometidos por otros menores; Personal contratado para atender las necesidades personales; Chóferes de autobús escolar; Terapeutas; Asistentes deportivos; Familiares (Un gran porcentaje de abusos a niños es llevado a cabo por familiares cercanos). Las familias de los niños con autismo por sus necesidades, suelen contratar a terceros para servir de apoyo, pidan referencias lo más extensas posibles y compruébenlas TODAS. A su vez, el abusador estudiará con detenimiento y realizará diversas intentonas previas para evaluar la facilidad o dificultad de llevar a cabo el abuso con el niño. Un niño consciente de qué es correcto y qué no, presentará una conducta de rechazo ante el intento y por norma general será descartado como “objetivo” por el pederasta. Los niños y niñas con una discapacidad intelectual son especialmente atractivos para los pederastas, es por eso fundamental que estos niños y niñas sean educados en una correcta sexualidad.
Nos encontraremos con dos tipos principales de abuso: El esporádico y el continuado. Y cada uno de estos tipos de abuso tiene un marco diferente, aunque las mismas terribles consecuencias.
Abuso Sexual Esporádico:
El pederasta detecta a una víctima vulnerable, en este caso un niño o niña no verbal, con conductas estereotipadas, problemas comunicativos serios,…, por tanto el agresor se siente tranquilo, ya que va a ser difícil que el niño o niña diga nada. O peor, que nadie detecte nada, ya que detectar los problemas puede ser algo tan sutil que pase desapercibido. En este caso la agresión se basa en el principio de oportunidad. Es decir, el agresor está a solas con su “víctima” en un lugar “seguro” y “tranquilo”. Con lo cual será una agresión en el más amplio y literal sentido de la palabra. Si la agresión se limita a tocamientos, manoseos, intención de sexo oral, masturbación,… Descubrirlo va a ser complejo, y deberemos detectarlo en un período lo más corto posible. Ya que el que sea un abuso esporádico no significa que no se pueda repetir. Atentos pues a las señales de rechazo del niño hacia esa persona. Confiemos en el niño, si no quiere estar con alguien, por algo será.
En casos de penetración, sea esta vaginal o anal el shock, como es evidente va a ser mucho más brutal, atentos a las señales físicas, Enrojecimientos, sangrados, marcas,.., en sus partes íntimas son un claro indicador. Tengan por seguro que el niño ese día va a darnos muestras más que evidentes de que algo le ha sucedido. Sepan interpretar las señales.
Abuso Sexual Continuado:
En este caso el pederasta se tomará su tiempo, irá poco a poco pero con una clara intención. Suelen darse en el ambiente familiar, o en el entorno cercano al niño, colegios, centros de terapia,… El primer paso será ganar la confianza del niño o niña, los primeros tocamientos y manoseos se darán en el vestuario, el baño, la habitación. Pueden usar la excusa de vestir y desvestir al niño, de bañarlo, de llevarlo al baño, acostarlo,… (Por eso es tan importante que el niño adquiera las habilidades de autonomía personal, si sabe desenvolverse de forma autónoma el hecho de que alguien quiera ayudarlo ha hacer algo que sabe hacer solo debe levantar nuestras sospechas)
También (y aunque les parezca increíble) entre las personas que trabajan prestando asistencia, voluntariado,…, suelen introducirse los pederastas. Diferentes estudios consultados sobre abusos y discapacidad nos advierten que en el 50% de los abusos había envueltos pederastas que trabajaban como voluntarios o terapeutas, profesores,…. En muchos casos son descubiertos por sus propios compañeros, denunciados y puestos a disposición policial. Pero el daño ya está hecho. Nuevamente estén muy atentos a las señales.
Según un estudio llevado a cabo por laUniversidad de Pensilvania en el año 2004 sobre 156 niños con autismo, llegaron a las siguientes conclusiones: El 18,5% de los niños con autismo habían sufrido abusos físicos y el 16,6% habían sufrido abusos sexuales; Según el citado estudio, se estima que el riesgo de sufrir un abuso sexual en la infancia se multiplica por tres en el caso de las personas con autismoUn estudio realizado en Nebraska sobre más de 50.000 personas con discapacidad intelectual, detectó que un niño con algún tipo de discapacidad intelectual tenía cuatro veces más probabilidades de ser víctima de abusos sexuales que un niño sin discapacidad (Sullivan y Knutson, 2000). En una encuesta realizada en el 2006 -por la Autism Society- sobre 1.500 personas con autismo y sus familias (o cuidadores) el 35% dijeron habían sido víctimas de un acto delictivo, el 38% reportaron haber experimentado abuso físico, el 32% reportó maltrato emocional, y el 13% denunciaron haber sufrido abuso sexual.
Aunque todos estos datos son extremadamente preocupantes, son estimados, ya que a día de hoy no se sabe con exactitud el alcance real, y a medida que se investiga más las cifras sencillamente aumentan. Detectar los abusos sexuales en personas con autismo ha sido algo poco estudiado hasta la fecha, y apenas hay estudios de calidad sobre este tema. En casi todos los casos documentados, ha sido la familia quien ha percibido cambios sutiles en la conducta, o marcas físicas que han levantado la sospecha. Aún y así, llevar estos casos a un tribunal ha sido en muchos casos ¡increíblemente difícil! para muchas familias.
Una de las grandes problemáticas existentes en los casos de abuso sexual en niños con autismo son las señales. Detectarlas es muy difícil en casos de niños que no son verbales, o que tienen bajas capacidades de comunicación. A su vez, niños que tienen hiperactividad asociada y dadas sus conductas harán que detectar estos signos sea muy difícil. Caso aparte son los niños y niñas con Asperger o AAF, ya que a pesar de tener capacidades verbales, sus problemas sociales pueden enmascarar esta problemática, e incluso, hacen que los pederastas usen esta problemática en las relaciones sociales, o los problemas para el establecimiento de amistadas como una vía para conseguir el “consentimiento” del niño o niña para tener unas relaciones sexuales impropias. A su vez, el pederasta estudiará la relación paterno-filial, para evaluar la calidad atencional de los padres hacia sus hijos. Es decir, unos padres que conocen a sus hijos a la perfección, detectarán hasta el más mínimo signo de cambio y se pondrán en alerta. Padres algo más pasivos achacarán estos cambios al trastorno del niño.
Algunos de los signos relacionados a los casos de abuso sexual están relacionados con una alteración en la conducta, falta de concentración, problemas de aprendizaje, pasividad o docilidad,…, conductas todas ellas bastante habituales en los niños y niñas con TEA y que hace mucho más difícil detectarlas. No obstante disponemos de una larga serie de indicadores que nos pueden alertar sobre posibles abusos a nuestros hijos con Autismo:
  • Cambios repentinos de conducta: explosiones de furia; depresión; aumento de la ansiedad
  • Aumento o aparición de autoagresiones
  • Aumento de las conductas desafiantes y/o berrinches continuados
  • Aumento o reaparición de estereotipias
  • Aparición de una docilidad extraña. Por ejemplo, si a la hora de bañarse el niño presentaba ciertas reticencias y de golpe actúa de forma sumisa, como si hubiese sido entrenado para ello.
  • Mayor nivel de aislamiento
  • Problemas al caminar o al sentarse
  • Extrañas actitudes ligadas a la masturbación, o un tocamiento inusual de sus genitales, o un aumento de conductas sexuales
  • Problemas repentinos en el control de esfínteres, estreñimiento, miedo repentino a ir al baño
  • Conductas regresivas (Como volver a hacerse pipí en la cama, actuar como bebés, chuparse el dedo,…)
  • Problemas de sueño, pesadillas frecuentes y terrores nocturnos
  • Miedo a quedarse solos o a quedarse solos con algunas personas
  • No querer ir al colegio, o a la piscina, o a alguna de las actividades habituales
  • Ropa interior con una presencia anormal de manchas de heces, sangre u orina
  • Infecciones de orina (Sobre todo en niñas)
  • Secreciones anormales en ano o vagina
  • Dolor, enrojecimiento o sangre en el ano o los órganos genitales
  • Ataques de pánico y huidas repentinas asociadas (No confundir con la tendencia de los niños a escaparse)
En el caso de Asperger y AAF además de los anteriores podremos añadir:
  • Un interés desmesurado por determinada persona o actividad. Ya sea de forma positiva o negativa
  • Un interés repentino sobre aspecto sexuales que no son apropiadas para su edad
  • Dibujos con una clara evidencia sexual o sobre actos sexuales no apropiados a su edad
  • Secretismo
  • Un menor rendimiento escolar
  • Tendencias suicidas o un interés excesivo por temas relacionados con la muerte
Muchas de estas conductas también pueden aparecer en casos de abusos físicos y/o acoso escolar
También hay que remarcar que hay ciertas diferencias entre niñas y niños. Por ejemplo, las niñas presentan alteraciones graves de conducta repentina mucho más evidentes que los niños. A su vez, la incontinencia fecal y urinaria es muy significativa. Tienen autismo, pero no son idiotas, saben que al oler mal (llegan incluso a embadurnarse de caca) son poco atractivas. Hay diversos informes que hacen coincidir este cambio repentino en las conductas de las niñas coincidiendo con la llegada de una nueva pareja de la madre, o un tío que viene a vivir a casa o similar. Llegando las niñas a embadurnar su habitación con heces. Tal y como señala William Stillman, estas chicas son muy brillantes y creativas a la hora de decidir como alejar ese peligro y dar muestras más que evidentes de que algo está pasando.
En el caso de los chicos incluso pueden presentar conductas relacionadas con la sexualidad de forma súbita, frotamientos contra terceras personas, incluso sus propios padres, un aumento de los manoseos, masturbaciones, etc.
Algunas consideraciones importantes a tener en cuenta sobre las diferencias entre niños con y sin TEA ante los abusos
Los niños suelen callar los abusos por miedo a que sus padres los rechacen, dejen de quererlos, o incluso por las amenazas de que si dicen algo el pederasta le hará daño a su familia. En fin, la lista de técnicas usadas por los pederastas es tan larga como malvada. Sin embargo en niños con autismo este modelo no suele ser tan eficaz. El niño o niña con autismo no va a entender esos mensajes, ya que son bastante complejos y será difícil que los entienda adecuadamente. Pero como el niño tiene problemas de comunicación tampoco va a venir corriendo a contarnos nada. Por eso es tan importante saber detectar los cambios en su conducta (y no solo por abusos sexuales, también por abusos físicos). Incluso, el niño puede no ser realmente consciente de lo que le está pasando, pero evidentemente, en la práctica totalidad de los casos, lo que le pasa no le gusta como es lógico. Pero su forma de comunicar estos hechos puede pasar inadvertida. El procesamiento emocional de nuestros niños puede tener ciertas alteraciones, las cuales les van a complicar mucho más no solo la comprensión de lo que les pasa, además la forma de expresarlo.
Otro de los problemas es la facilidad para caer en el engaño. Sabemos que el autismo en muchos casos genera problemas a la hora de la interpretación del lenguaje corporal, o incluso de las emociones faciales, detectar una sonrisa forzada o falsa es fácil, pero no para un niño con esta problemática. Además, en casos de niños verbales, la capacidad de los mismos para saber explicar una serie de hechos puede resultar muy complicado. El establecimiento de un discurso ordenado en el espacio y el tiempo puede ser una tarea sencillamente imposible. La parte pragmática del lenguaje no tiene un desarrollo adecuado, por tanto, dar una explicación coherente va a ser tarea casi imposible. A su vez, si tenemos déficit de atención, el discurso será errático, diluido y mezclado con otras situaciones. En el caso de hiperactividad asociada, podremos advertir en el niño arranques y paradas nada habituales, como si su hiperactividad apareciese y desapareciese de golpe. Y si ya el discurso presenta muchas carencias, cuando el niño intente explicarnos lo sucedido, nos veremos en un batiburrillo de ideas desordenadas y prácticamente incomprensibles.
En los casos de AAF y Asperger, el pederasta usará también el modelo de “Amigo” para llegar a ganarse su confianza, de esta forma y habida cuenta de los problemas para tener amigos y de estos chicos y chicas, se ganará su atención rápidamente y la usará como forma de chantaje para perpetuar los abusos. A su vez, es posible que el pederasta potencie los miedos a aumentar el rechazo social, incluso en su propia familia si el niño dice algo. Cosas como “Si dices algo tu madre te odiará” pueden provocar un shock emocional brutal, de forma que no solo debe sufrir los abusos sexuales, además tiene la tremenda presión de que si su madre se entera la odiará. Con lo cual, el retraimiento y la tensión emocional que el provocará una situación de pánico sostenido puede conducir a estados ansiosos, depresivos a incluso con tendencias suicidas. Es vital reforzar la relación y prevenir que determinados hechos jamás van a suceder como que “mamá te querrá a pesar de todo”.
Previniendo el abuso sexualidad
Evidentemente la primera vía es saber no solo dónde está nuestro hijo en cada momento, si no con quien. Pero eso no siempre es garantía, a veces de quien menos te lo esperas te puede venir la sorpresa. Una de las mejores formas de prevenir que este tipo de abusos se sucedan es educar a nuestro hijo en esa línea. Enseñarle qué cosas están bien y qué cosas no al respecto de sus partes íntimas. Que tenga una autonomía personal suficiente, que sepa comprender que al baño debe ir solo y cerrar la puerta (El pudor o vergüenza tarda bastante más en aparecer que en niños sin el trastorno), deben tener claro cual son sus partes íntimas, que nadie debe tocarlas y que debe decir no o negarse a que nadie le toque. Es importante que estas conductas incluyan también a personas conocidas (recuerden que una gran parte de los abusos se dan con personas conocidas para el niño) A su vez, básico y fundamental, hay que educarlos en la sexualidad. Si no somos capaces de educarlos en un aspecto tan básico ellos mismos no sabrán entender muchas de las cosas que les pasan o pasarán (la adolescencia es una fase compleja y vulnerable de todos los chicos, y en el caso de los chicos con autismo también).
Por ejemplo, un buen momento para hablar o enseñar aspectos sobre sexualidad a sus hijos es ESTE. No espere a que llegue el momento adecuado, todos los momentos son adecuados. Los adolescentes con TEA deben saber todo lo relacionado con sexualidad, masturbación, privacidad, cosas adecuadas y cosas no adecuadas lo antes posible. Ellos no tienen otra forma de descubrir este aspecto básico de la vida que a través de sus padres, si ellos están bien educados en estos aspectos, sabrán que la acción de un abusador es mala y la rechazarán con todas sus fuerzas, y en la mayoría de los casos se evitarán males mayores.
No hemos encontrado estudios empíricos a día de hoy que nos hablen sobre cómo los abusos sexuales afectan de forma concreta a la conducta de niños y niñas con autismo. Tampoco hemos encontrado información sobre como intervenir al niño con autismo que ha sido abusado sexualmente, realmente hay muy poca información sobre este tema. Hace falta trabajar más en este tema para poder disponer de buenos protocolos de detección y atención al niño. Vamos a seguir trabajando en esta línea para dar más información de utilidad.
ANEXOS:

sábado, 20 de abril de 2013

Bebés prematuros superan el dolor con un abrazo




Un estudio recientemente publicado en la revista Pediatrics sugiere que los bebés prematuros, nacidos entre las 28 y las 31 semanas, podrían beneficiarse de los abrazos de su madre (en los que hay contacto piel con piel) antes y después de ser sometidos a procesos dolorosos.
El contacto piel con piel, conocido como el Método de la Madre Canguro (MMC), había sido ya avalado por  un grupo de la Universidad McGill de Montreal (Canadá), como un método que reduce el dolor de los bebés nacidos entre las semanas 32 y 36.
Ahora, estos investigadores han demostrado que el MMC podría reducir el dolor y contribuir a la recuperación de bebés aún más pequeños, nacidos entre las 28 y las 31 semanas. Anteriormente a este estudio se pensaba que los bebés tan pequeños no estaban lo suficientemente desarrollados como para beneficiarse de estos métodos de alivio.
La respuesta al dolor de recién nacidos muy prematuros aparentemente se reduce por el contacto materno con la piel.  Esta respuesta no es tan concluyente como en bebés prematuros de más semanas, sin embargo, el menor tiempo de recuperación que se observa con método canguro es importante para contribuir a mantener la salud del bebé.
La investigación analizó si estos bebés podrían reponerse del dolor tras una prueba de punción del talón, que consiste en efectuar un pinchazo en el talón del bebé para obtener una muestra de sangre. El equipo pidió a las madres que tomaran a sus bebés en brazos durante 15 minutos antes y durante todo el proceso de punción. Asimismo, los mismos bebés que participaron en el ensayo fueron tratados en otra ocasión de manera normal.
El equipo fue capaz de evaluar el dolor de los bebés basándose en el Premature Infant Pain Profile (la escala de evaluación del dolor del recién nacido, PIPP) que tiene en cuenta la expresión facial, la frecuencia cardiaca y los niveles de oxígeno en sangre. Se midió el PIPP justo antes de la punción del talón y en intervalos de 30 segundos durante y después del procedimiento.
Los resultados mostraron que los bebés se beneficiaron cuando se aplicó el método canguro, ya que mostraron una expresión facial de dolor menos de la mitad del tiempo que los bebés donde no se aplicó.
Además, los bebés que fueron abrazados por sus madres se recuperaban del dolor en un par de minutos, mientras que los bebés de la incubadora seguían sufriendo pasados más de tres minutos. Este retraso podría influir en la salud de un bebé muy prematuro -nacido antes de las 32 semanas- que requiere un cuidado en incubadora casi constante.

Artículo original:BMC Pediatr. 2008 Apr 24;8:13. doi: 10.1186/1471-2431-8-13  Kangaroo mother care diminishes pain from heel lance in very preterm neonates: A crossover trial

sábado, 30 de marzo de 2013

Cómo ayudar al niño a que sea Fuerte para este mundo



Por Nancy Ortiz



Esta corriente tiene muchos matices, uno de ellos es que deciden enviar a sus hijos a colegios exigentes para que “se preparen para este mundo competitivo”. He escuchado decir que temen mandarlos a escuelas con orientación artística o humanística porque les enseñan a los niños a estar "fuera de la realidad"; que la realidad es prepararlos para que puedan enfrentarse a este mundo; y se lee entre líneas “mundo cruel”.
En definitiva una educación autoritaria, exigida para generar un niño competidor, seguro y fuerte, lamentablemente no hace más que dar como resultado un adulto  perdido, débil o con una postura de seguridad superflua al estar desconectado de su verdadera identidad. Como dice Laura Gutman: "El futuro o el éxito de los chicos en una sociedad competitiva depende más de la estructura emocional, del amor, de la mirada, de la contención, de la comprensión de su ser niño y del juego creativo que del inglés que pueda aprender a los 4 años, o del colegio "superprestigioso"..." Libro: “Maternidad y el encuentro con la propia sombra”
Recordemos que los niños de hoy tienen una fuerte energía, y necesitan encontrar adultos capaces de guiar esta fuerza, y también de contenerla. Necesitan descubrir en el adulto a una verdadera autoridad, que no es lo mismo que un ser autoritario. 
Muchas veces tememos poner límites porque tememos ser autoritarios, y esto tampoco es sano. Si el niño percibe el puesto de “autoridad” libre, lo ocupará él mismo, y esto no traerá más que desequilibrio.
Si el padre o educador no sabe ponerle límites con amor y sana autoridad, se los terminará poniendo el mundo de la forma que sea. Por eso es importante que tomemos el rol de sana autoridad, de autoridad en amor, y ayudemos a estos niños a ser fuertes y sanos en lo que pueden, y a poder aceptar aquello que aún no pueden, en busca de que en algún momento puedan autosuperarse.
Es un niño emocionalmente contenido; es decir, es un niño  que ha recibido y recibe sanos límites, sanas frustraciones, sanos enojos contra un padre porque “no puede hacer lo que quisiera”. Pero también un niño fuerte es un niño que ha conservado su curiosidad, que se siente seguro, capaz de hacer y llegar a donde quiere. Es un niño vital porque tiene delante un adulto que ha sabido cuándo dejar que descubra por sí mismo su camino, cuándo dejar que se equivoque; que lo ha dejado experimentar, que ha sabido reconocer sus temores y lo ha dejado avanzar y ser protagonista de su vida.
Y atención, lo remarco: no ayudamos al niño a ser fuerte y sano si se le dice a todo que “si” parano dañarlo. Aquí estaremos creando un ser tirano y manipulador.
Un niño fuerte es un niño con un fuerte carácter, con una voluntad firme, con una determinación tenaz. Un niño fuerte es un niño cuestionador, movedizo, inquieto. 
En definitiva, un niño fuerte es un niño sano; y un niño sano es un niño vital, repleto de energía dispuesta para gastar en movimiento corporal, para experimentar y saciar su curiosidad por el mundo nuevo que se abre ante sus ojos. 
Por supuesto que como educadores debemos aprender a guiar a esta energía que traen, en vez de bloquearla como a muchos adultos de hoy les ha sucedido. Generaciones anteriores, al no saber acompañar esta fuerza, al tenerle miedo al descontrol, al temer perder la autoridad, se inclinaron por una educación coercitiva, limitante, que ha bloqueado muchas de las fuerzas necesarias para un sano desarrollo del mundo emocional, físico y espiritual del niño.

Un niño fuerte no es un niño sumiso, ni obediente todo el tiempo, pero tampoco es un niño que no sabe respetar u obedecer, y reconocer, en el momento que se le pide, a una sana autoridad.
Por supuesto que como educadores debemos aprender a guiar a esta energía que traen, en vez de bloquearla como a muchos adultos de hoy les ha sucedido. Generaciones anteriores, al no saber acompañar esta fuerza, al tenerle miedo al descontrol, al temer perder la autoridad, se inclinaron por una educación coercitiva, limitante, que ha bloqueado muchas de las fuerzas necesarias para un sano desarrollo del mundo emocional, físico y espiritual del niño. 
Un niño fuerte no es un niño sumiso, ni obediente todo el tiempo, pero tampoco es un niño que no sabe respetar u obedecer, y reconocer, en el momento que se le pide, a una sana autoridad.
Un niño fuerte no es un niño sumiso, ni obediente todo el tiempo, pero tampoco es un niño que no sabe respetar u obedecer, y reconocer, en el momento que se le pide, a una sana autoridad.
Comenzar por el principio
Comenzar por el principio
Antes de avanzar y de pensar cómo educamos a los niños, debiéramos tomarnos un tiempo en silencio y soledad para repasar cómo me han educado a mí: Cómo fue mi propia infancia, los límites que he recibido o que no he recibido, la flexibilidad o la rigidez con la que he crecido, los miedos que he heredado; las ideas, creencias que arrastro porque han sido cotidianas en mi infancia.
Desde ahí debo partir, primero para no repetir un esquema educativo que tal vez hace daño; y segundo porque cuando comienzo a sanar o a conocerme, me empiezo a encontrar conmigo mismo. Encuentro una estabilidad emocional, o me siento emocionalmente tranquilo en vez de en un equilibrio inestable que rápidamente se ve amenazado ante un desafío del niño. Pasamos de sentirnos perdidos a sentirnos adentro de nosotros en completo bienestar; y desde ese bienestar podemos ser verdaderos guías y tener claridad en los momentos dificultosos.
Creadora del Curso a distancia "Los Niños de Hoy"


¿Qué imagen tenemos de este mundo? ¿Y cómo consideramos que es un niño fuerte para este mundo? ¿Cuáles son las palabras que primero se le vinieron a la mente?
Dos posturas que buscan fortalecer al niño: ¿Educación firme o flexible?
Por un lado hay una corriente de educación exigente, de padres que tienden a ser autoritarios, firmes o rígidos en sus límites y órdenes. Adultos que en general toman decisiones por los niños sin siquiera preguntarles lo que quisieran, porque “aquí mando yo”. Estos adultos en general consideran que el niño debe saber obedecer y acatar órdenes ante una autoridad para poder vivir o sobrevivir bajo las reglas de este mundo.
Por otro lado hay otra corriente educativa que decide tener un acompañamiento más flexible. Y comprenden esta flexibilidad como una educación de “dejar ser y hacer”. Muchos padres desde esta visión temen ser autoritarios, dejan que los niños tomen decisiones de pequeñas a grandes. No saben cómo decirles “no”; titubean, temen bloquearles sus capacidades o su libertad. Consideran que son niños que tienen la sabiduría suficiente para tomar sus decisiones sobres sus vidas, o bien prefieren no poner límites para no bloquear esta sabiduría.
Ambas posturas buscan generar un niño seguro, fuerte, capaz de enfrentar y resolver distintas situaciones.  Estas posturas, como las he planteado, representan dos polos casi opuestos. Y para no caer en los extremos y poder hallar el punto medio, el equilibrio, debemos primero tener en claro qué es lo más sano para el niño, qué es lo que verdaderamente lo hace fuerte, o ayuda a conservar su verdadera fortaleza.
De los extremos al equilibrio
Debemos saber que el bienestar de un niño en este mundo no se asegura  al ofrecerle una educación meramente rígida y autoritaria, o una educación meramente intelectual, exigida desde temprana edad. Esto en vez de fortalecerlo, lo debilita porque lo lleva a un gran desconocimiento de sí mismo, a un profundo alejamiento de sus verdaderas necesidades e intereses. Produce en el fondo aquella sensación tan reiterada hoy en día en los adultos: Estamos con nosotros mismos pero no sabemos quiénes somos, qué queremos en realidad.
Pero tampoco se trata de no exigirlo en nada, ni darle siquiera sanas responsabilidades acordes a su edad. Tampoco es sano dejarlos hacer y no hacer a su gusto, esto también debilita y confunde.
Un niño fuerte para este mundo
Un niño fuerte es un niño que recibió y recibe amor constantemente, abrazos, posibilidades de juego creativo y libre; es un niño que crece en contacto con la naturaleza, que despliega su fantasía libre de tecnología que lo limita. 
Un niño fuerte es un niño que sabe que hay veces que podrá llegar a sus objetivos y que otras veces no podrá. Es un niño que gracias a los sanos límites del adulto aprende a tener tolerancia al error o la frustración de no poder hacer siempre lo que quiere.
Un niño fuerte para este mundo es un niño que sabe lo que quiere, que conoce sus necesidades y las respeta. Es un niño que no perdió la solidaridad, el compañerismo, la compasión y el amor que ha traído como cualidades inherentes a su ser. 
Hay veces que resultará muy fácil acompañar la fuerza de estos niños sin bloquearla ni dejarla a la deriva. Otras veces sentiremos que es demasiado, que no sabemos cómo…
Los niños así como han venido a encontrarse con su propia evolución, también vienen a ayudarnos a evolucionar.
Y parecerá que es magia, algo increíble, pero no lo es: cuando nosotros, los adultos, comenzamos a trabajar en nosotros, a reconocernos, a plantearnos un nuevo camino, los niños se permiten soltar los roles insanos en los estaban. Se permiten dejarse guiar porque empiezan a confiar en nosotros, simplemente porque perciben que nos hemos encontrado, que somos capaces de contenerlos y guiarlos en todo momento. Esto les despierta tal confianza que ya no sienten necesidad de ponernos a prueba.

viernes, 29 de marzo de 2013

SESIÓN DE PSICOMOTRICIDAD



12 DE MARZO.

Los alumnos del curso de Psicomotricidad Educativa y Preventiva, prepararon una actividad de 2 horas para más 100 niños de 3 y 4 años del Colegio Patronato San José en Gijón.





Los nerviosos estaban a flor de piel, pues eran muchos niños y esta era su primera experiencia como Psicomotricistas.


¡¡¡Enhorabuena chicos!!!
Habéis hecho un gran trabajo.
La risa de los niños es un gran regalo.


En nombre del grupo y en el mío propio, 
¡¡¡¡MUCHAS GRACIAS A TODOS!!!!


Gracias al Centro, por recibirnos tan calurosamente.

Gracias a los profesores por su participación y colaboración.
Y sobre todo, GRACIAS a vosotros, LOS NIÑOS, por darnos la oportunidad de compartir y aprender con esta experiencia, que para nosotros será inolvidable. Una vez más, vosotros, sois los maestros y nosotros los alumnos. Es un privilegio tener la oportunidad de seguir creciendo como profesionales y como personas gracias a vosotros. Sin vosotros esto no es posible. ¡¡¡¡GRACIAS!!!!




Así estaba la sala antes de empezar.









LA MASCOTA




Comienza el juego con gran explosión de movimiento y alegría.






















    Explorando el espacio  y descubriendo todas las posibilidades a través de la experimentación.







 


 
 



A través del juego podemos encontrarnos con el adulto desde otro lugar. 














Con distintas actividades en cada espacio, pudimos desarrollar la creatividad.

Trepamos, saltamos, hicimos volteretas, ...



No olvides que todavía estoy aprendiendo a dominar mi cuerpo y que esto es fundamental para el desarrollo de mi identidad. Necesito tiempos de exploración sensoriomotriz. Así conseguiré sentirme más seguro. 



Aprendimos a través de los contrastes. Jugamos con el sonido y el silencio .... la luz y la oscuridad ...

 Vuelta a la calma ... es importante relajarse antes de volver a las actividades escolares.

Al principio cuesta un poco bajar el tono, 
pero los niños también disfrutamos relajándonos.


 

 




Nada como experimentar a nivel corporal para después poder trabajar en la mesa mucho más centrados. Me ayuda a comprender. Ahora puedo plasmar mejor, en un dibujo, todos los conceptos que me enseña mi profe: arriba, abajo, dentro, fuera, muchos, pocos, lejos, cerca, ... en fin ... si no lo crees observa 
nuestros dibujos.






















NO OLVIDÉIS QUE SOLO TENGO 4 AÑOS Y LO QUE TENGO QUE APRENDER, LO APRENDO HACIENDO. 
GRACIAS POR AYUDARME
ASÍ TODO ES MUCHO MAS FÁCIL.
¡¡¡GRACIAS!!!





viernes, 22 de marzo de 2013



DERECHOS PARA LOS NIÑOS CON TDAH


  • 1. AYÚDAME A PONER ATENCIÓN: Por favor enséñame a través de mi sentido del tacto. Necesito movimiento corporal.
  • 2. NECESITO SABER QUE VIENE DESPÚES: Por favor dame un ambiente estructurado donde haya una rutina de la que pueda depender.
  • 3. ESPÉRAME, TODAVÍA ESTOY PENSANDO: Por favor permíteme ir a mi propio ritmo. Si estoy apurado, me siento triste y me confundo.
  • 4. ME CUESTA TRABAJO, NO LO PUEDO HACER: Por favor bríndame opciones para solucionar los problemas. Si estoy bloqueado necesito saber el camino.
  • 5. ¿ESTÁ CORRECTO? NECESITO SABERLO AHORA: Por favor dame una retroalimentación positiva y enriquecedora de cómo lo estoy haciendo.
  • 6. ¡NO LO OLVIDÉ, NO LO ESCUCHE!: Por favor dame las indicaciones una por una, y pídeme que repita lo que creo que dijiste.
  • 7. ¡NO LO SABÍA, NO ESTABA EN MI LUGAR!: Por favor recuérdame parar, pensar y actuar.
  • 8. ¿YA CASI TERMINO?: Por favor dame periodos cortos de trabajo con metas a corto plazo.  
  • 9. ¿QUÉ?: Por favor no digas "Ya te dije eso". Dímelo otra vez, en diferentes palabras. Dame una señal. Dibuja un símbolo.
  • 10. ¿YO SÉ, ESTÁ TODO MAL?: Por favor hazme sentir orgulloso por éxitos parciales. Prémiame por mi esfuerzo personal, no sólo por perfección.
  • 11. ¿POR QUÉ SIEMPRE ME GRITAN POR ALGO?: Por favor fíjate si hago algo bien y felicítame por alguna buena conducta que tenga. Recuérdame mis fortalezas cuando tenga un mal día.

    http://aulapropuestaeducativa.blogspot.com.es/2011/09/derechos-para-los-ninos-con-tdah.html?spref=tw